Páginas vistas en total

martes, 10 de agosto de 2010

POR UNA COMUNICACIÓN DEMOCRÁTICA E INCLUYENTE

Pronunciamiento

Las organizaciones convocantes del Encuentro "Movimientos sociales, redes de comu-nicación y gobiernos: un diálogo necesario para democratizar la comunicación e impul-sar la integración" (Asunción, 9-10 de agosto 2010), invitamos a las organizaciones y entidades sociales, medios y redes de comunicación y a quienes se sientan identifica-dos, a adherirse a este pronunciamiento.

Movimientos sociales, organizaciones y redes de comunicación de América Latina y el Caribe, presentes en el IV Foro Social Américas, reafirmamos que es indispensable democratizar la comunicación para la construcción de la soberanía e integración de nuestra América.

En estos tiempos de transformación que vivimos en América Latina, hoy más que nunca los medios de difusión corporativos, que son parte del poder económico, se convierten en los principales opositores de estos procesos, constituyéndose en aliados  de los sectores más conservadores de la política, incluso de golpistas, -como sucede en Venezuela desde 2002 y en Honduras desde 2009- llegando a ejercer un verdadero terrorismo mediático.

Por otro lado, vivimos una coyuntura política donde la experiencia de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y de los gobiernos de-mocráticos y antiimperialistas abre nuevos cauces para la democratización de la comunicación. Esto, crea la necesidad de políticas públicas que garanticen el avance de este proceso la participación de los pueblos con sus diversidades, saberes y expresiones organizativas; impidiendo los monopolios y oligopolios y regulando la acción de los grupos que ejercen la comunicación como negocio en lugar de un servicio público y un derecho social.

En tal sentido, vemos con optimismo las iniciativas para debatir e impulsar nuevos marcos legales en países como Argentina, Uruguay, Ecuador, Brasil y Bolivia, entre otros.  Estas iniciativas han sido promovidas desde el ejercicio de participación de las organizaciones sociales y redes de comunicación popular. Estas últimas han acumulado valiosas experiencias de formación en comunicación, desarrollo de medios populares, alternativos y comunitarios, articulación en redes y producción propia en el marco de una cultura popular, que debe ser respetada, fomentada y apoyada por los Estados, generando espacios permanentes para su difusión.

Apreciamos que el nuevo escenario continental abra oportunidades y a la vez desafíos para contribuir a la integración  de nuestros pueblos, promoviendo la solidaridad,  facilitando el diálogo intercultural, integrando la diversidad de voces y visibilizando los pueblos originarios y afrodescendientes, poblaciones migrantes, mujeres, niñas, niños y jóvenes, para hacer en conjunto otra "América posible".

En tal sentido proponemos a los países miembros de la Unión de Naciones Surameri-cana (UNASUR)

•    que los programas de integración incorporen a la comunicación como uno de sus elementos constitutivos y constituyentes,
•    que deben plasmarse en iniciativas como:

- observatorios de medios a nivel regional con participación de organiza-ciones sociales y de la academia;
- formación de consejos consultivos de la sociedad civil
- creación de un instituto de formación de comunicadores/as
- programas de integración con soberanía regional en infraestructura y sistemas de las tecnologías de la información y la comunicación.
- el impulso de políticas públicas para medios en zonas de fronteras que favorezcan la integración de los pueblos con sus diversidades.

Afirmamos que la Comunicación es un Derecho de todas las personas y colectivi-dades.  Este  derecho implica garantizar diversidad y pluralidad. No nos conformamos con las proclamas empresariales que reducen la libertad de expresión a la libertad de empresa. No se trata solamente de que los Estados no censuren a la prensa. Entendemos necesaria la implementación por parte de los Estados de políticas públicas, con participación ciudadana, para el  ejercicio pleno de los derechos a la Libre Expresión, a la Información y a la Comunicación de todos y todas y que reconozcan el derecho de los pueblos originarios a gestionar sus propios medios desde sus identidades.

También proponemos a nivel de cada país:

- la creación de observatorios de medios a nivel nacional como un ejercicio de control ciudadano que analice y devele el rol de los medios en la sociedad;
- que se asegure el libre acceso a la información pública;
- que se impulsen y desarrollen los medios públicos, con participación ciudadana, dife-renciados de los medios gubernamentales; 
- que se asegure el acceso y utilización universal de los beneficios de las tecnologías de la información y la comunicación;
- que se democraticen los programas de formación en comunicación a todos los niveles, incluyendo cambios curriculares en las universidades para ajustarlos a los nuevos tiempos que vive la región y para fortalecer la integración latinoamericana y caribeña.
- que los Estados promuevan y apoyen a los medios populares, alternativos y a sus redes

Reconociendo que hoy la comunicación  es escenario de una disputa de sentidos entre modelos de sociedad, convocamos  a profundizar  el diálogo entre movimientos sociales, actores de la comunicación y gobiernos para  democratizar  la comunicación.  En ese sentido instamos a la creación de mecanismos permanentes en todos los niveles para hacer efectivo ese diálogo.


                            Asunción, agosto de 2010


Agencia Latinoamérica de Información – ALAI
Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica – ALER
La Minga Informativa de Movimientos Sociales
Red Nacional de Emisoras de Paraguay

No hay comentarios:

Publicar un comentario