Páginas vistas en total

lunes, 23 de agosto de 2010

El agronegocio y la privatización de la tierra no mejora la calidad de vida de la gente

Así se desprende de un comunicado dado a conocer por la Organización de Lucha por la Tierra en relación a los agrotóxicos y semillas transgénicas. A continuación el documento.


COMUNICADO A LA OPINIÓN PUBLICA

La Organización de Lucha por la Tierra - OLT manifiesta: Ante las últimas acciones de la SENAVE, en relación a los agrotóxicos y las semillas transgénicas.

Los representantes del agronegocio salieron a gritar a los cuatros vientos, que están siendo perseguidos, argumentando que la producción extensiva, mecanizada, monocultivista es el responsable del bienestar económico y generación de empleos.

Sin embargo, es importante recordar que décadas de sometimiento y entrega de la Soberanía Nacional, produjo la imposición del modelo de producción capitalista agroexportador, que tuvo como consecuencia económica y social la expulsión de la gran mayoría de nuestros compatriotas del campo, mientras otros permanecen en situaciones de pobreza y miseria. Esta última es la que busca esconder los representantes de la UGP.

Con la producción agroexportadora, el desarrollo económico es de una minoría, a costa de la mayoría y sobre todo de los recursos naturales del país, que se encargaron de negociar en todo el mundo, mientras nuestro pueblo se muere de hambre, las mejores tierras produce mercancía para los mercados del mundo, que como consecuencia tiene la falta de alimentos sanos, de calidad y de bajo costo en los mercados locales. Los precios de los alimentos son inaccesibles para miles de paraguayos.

Asimismo, el Ser Humano no puede ser utilizado como experimento para la implantación de semillas modificadas genéticamente y el uso masivo de agrotóxicos. No obstante, el Estado debe mantener el control de la investigación y garantizar el respeto a la vida. Es importante rescatar la forma de producción agrícola tradicional que respete la naturaleza. El desarrollo de la ciencia y la tecnología debe estar sujeto al bienestar social, y no al negocio de unos pocos.

La Reforma Agraria es una propuesta de trasformación de la estructura del Estado, cambiar el modelo capitalista de producción y de consumo, impulsando una alternativa productiva basada en la agricultura campesina que salve la tierra, recupere los recursos naturales, alimente a la población y la humanidad de forma saludable, es inaceptable la reforma agraria sin estos elementos.

El agronegocio y la privatización de la tierra demostraron fehacientemente, su incapacidad en mejorar la calidad de vida y la economía de la gente. Además, su carácter inhumano y destructivo, provocando el desastre del medio ambiente, la expulsión social, el desempleo y la pobreza.

Los sectores interesados en el cambio del modelo de desarrollo y de producción, debe articular a todas las bases sociales, para dar el soporte social y político a las medidas democráticas y progresistas que se percibe en la SENAVE. Es importante custodiar el cambio con la participación social.

Asunción, 23 de agosto del 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario